QUE ES UN ECLIPSE Y COMO ME PUEDE AFECTAR

Los eclipses se dan cuando la luna y el Sol se alinean con la tierra, es decir cuando hay lunaciones (luna llena o luna nueva) sobre los Nodos lunares.

En este caso, la Luna llena en Tauro se opone al Sol en Escorpio. Esta Luna estará muy cerca del eje nodal, así que este eclipse será casi total, ya que la Tierra se interpondrá casi en su totalidad entre la Luna y el Sol, impidiendo que la luz del Sol llegue a nuestro satélite. Esto crea un efecto de oscuridad y enrojecimiento de la Luna, dando lugar a la popular Luna Roja de Sangre.

Parece que este va a ser el eclipse más largo del siglo, con una duración de aproximadamente 3 horas y media, y esto es así porque la Luna se encuentra en este momento a la máxima distancia de la Tierra y tardará más en deshacer su oposición al Sol.

Según la Astrología tradicional se consideraba que la duración de un eclipse tenía relación con el tiempo en el que se desarrollaban sus efectos. Según esta creencia, la influencia del eclipse seria de 1 mes por cada minuto que la Luna pasa eclipsada. Si tenemos en cuenta que la Luna llena es la culminación de un ciclo lunar, es decir, el momento en que un proceso llega a su madurez, este eclipse es la culminación de procesos que se iniciaron en la última Luna Nueva en Tauro, el pasado 11 de mayo. ¿Empezaste algo en esas fechas?

Lo que ahora viene a mostrarnos esta Luna llena, lo hará con mayor intensidad gracias al eclipse. Si esta Luna llena eclipsada toca algún punto sensible de nuestra carta, nos mostrará algo definitorio en la historia de nuestra vida, Funcionando como un catalizador de situaciones que nos movilizan y nos transforman.

Los eclipses de Luna nos sirven para tomar conciencia, nos permiten reconocer nuestras carencias en alguna área concreta. A partir de este momento estaremos tratando de dar respuesta a esas nuevas necesidades que nos ha mostrado esta Luna eclipsada y en el proceso podemos aprender algo valioso.

Los plenilunios siempre se han asociado a la toma de conciencia, a la clarificación de algo que se gestaba y que en el momento de máxima luz podemos reconocer. Pero si esta Luna está eclipsada el efecto de claridad se enrarece. La falta de luz crea confusión, quizás por eso se ha asociado a los eclipses con el misterio…y esa claridad que nos acostumbra a traer la Luna llena no llega de igual manera, obligandonos a mirar hacia adentro en búsqueda de respuestas que nos pueden costar reconocer. Es por esto que podemos sentir inquietud, no solamente emocional sino también física y anímica. Sensación de inestabilidad y de emociones exaltadas.

En los días posteriores al eclipse irá creciendo la claridad y poco a poco podremos reconocer lo que vino a mostrarnos. Por eso los efectos del eclipse no se dan de manera inmediata, sino que se van desarrollando sus efectos en el transcurso de los días posteriores. Aunque hay que tener en cuenta que si toca de manera exacta algún punto muy sensible de nuestra carta natal es posible que lo sintamos de manera instantánea. Como en este caso se da en el signo de Tauro sus efectos serán tangibles, realidades observables, hechos concretos que marcan una nueva dirección en algún ámbito de nuestra vida.

Si tienes planetas o cúspides en los últimos grados de los signos fijos: Tauro, Leo, Escorpio, Acuario, o en los primeros grados de los signos mutables: Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis, este eclipse puede afectarte de forma más directa.

Todos los temas relacionados con Tauro pueden tensionarse: seguridad, recursos, valores, autoestima, cuerpo, alimentación, apegos, gestión de recursos, talentos, naturaleza….

En la casa de tu Carta Natal en la que caiga el grado 27 de Tauro, te indica el área de tu vida en la que culmina una nueva realidad que te llevará a tener más seguridad, más certezas y a valorar esa era de experiencia de otro modo.

En el momento del eclipse el Sol, Mercurio y Marte en Escorpio estarán tensionando a los planetas que estén en Acuario y Tauro. Neptuno y Plutón hacen aspectos armónicos al eclipse, favoreciendo una atmósfera terapéutica, aunque de intensidad emocional. La influencia de Mercurio y Júpiter favorecerá la reflexión y la comunicación, conversaciones que pueden sacar a relucir lo que llevamos dentro.

Júpiter en Acuario tiene un papel importante…su ciclo actual con el Sol empezó a finales de enero del 2021, y en este momento forman la cuadratura decreciente, inclinándonos a reflexionar sobre la dirección que hemos seguido a lo largo del año, pudiendo marcar un punto de inflexión en el que necesitaremos encontrar nuevas formas de gestionar nuestros recursos, voluntades y talentos de forma sostenible. El valor del conocimiento y el intercambio de este con otras personas.

Quizás una de las cosas que nos viene a mostrar este eclipse es que tenemos el poder de cambiar nuestra forma de pensar y de difundir la información.

Puede ser un momento inestable, que nos demande nuevas visiones a futuro, que tensiona nuestras ideas, y en el que nos vamos a preguntar cual es el verdadero valor de las cosas.

El regente de este eclipse es Venus, que desde Capricornio hace trígono exacto a Urano en Tauro, ayudándonos a valorar, a escoger aquello que queremos, a separar el grano de la paja. Es ahora el momento de reformular compromisos, responsabilidades y estructuras de vida, apostar por cambios o ajustar los objetivos a largo plazo.

¿Cómo nos relacionamos con nuestro propio cuerpo? ¿Necesito ajustar hábitos de alimentación para sentirme mejor? ¿Cómo me relaciono con el placer? ¿Cómo gestiono mis recursos, tiempos, espacios? ¿Cómo es mi relación con el dinero?

Uno de los regalos que nos trae este eclipse a nivel emocional, es el clima necesario para encontrar nuevas vías hacia la seguridad y valoración propia, para aprovechar mejor los recursos y talentos propios, y ver con claridad en que punto de desarrollo se encuentra nuestra autoestima.

Este eclipse viene a mostrarnos que tenemos la libertad de cambiar de dirección. Que estamos a tiempo de refórmulas. Identificar necesidades muy concretas y definidas encaminarnos para concretizarlas de manera realista.

Responder a estas preguntas nos puede ayudar a conectar con la oportunidad que nos brinda este eclipse…

¿Qué necesito realmente para vivir en paz y disfrutar de la vida?

¿Qué nuevos caminos aparecen ahora para satisfacer mis necesidades?

¿Qué estorba en la transformación que necesito hacer?

¿Creía que ciertas relaciones de dominio o sumisión eran la única forma de supervivencia?

¿Camuflo mi vulnerabilidad con alguna reacción compulsiva?

¿Hay algún silencio que me pesa?

Es el momento para hacer un trabajo interno de reconocimiento y depuración de nuestros miedos, de lo que nos remuerde la conciencia, de todo lo que nos pesa interiormente. Es necesario decir adiós a los escondites donde habíamos metido lo incómodo y dejar de contener el cambio necesario.

Es hora de reconocer y abandonar dinámicas destructivas.

Es hora de definir para materializar lo que necesitamos para sentirnos seguras, satisfechas y plenas. Darnos lo que necesitamos para dotar la vida de valor más allá de la mera supervivencia.

 

Montse Estellé

Categoría: